Arquitectura

Originariamente, el castillo era un edificio de planta cuadrada con patio central, una torre y una capilla gótica rodeado por un foso. En 1895 la familia Arròspide encargó a Cayetano Buïgas -arquitecto de la época muy conocido por el monumento a Cristóbal Colón de Barcelona que adaptase el edificio para poder utilizarlo como segunda residencia. Este lo hizo respetando la estructura original, pero recubriendo el edificio con una decoración fantástica inspirada en la arquitectura románica y gótica.

En la Iglesia de Sant Marçal se conserva la puerta gótica y las claves de las bóvedas empotradas en la fachada, una de ellas con la imagen del Santo.

De la muralla exterior que rodeaba el castillo se conserva la base así como parte del foso que hoy se puede ver en un buen tramo y que está ajardinado.

Durante los últimos treinta años se ha realizado un enorme esfuerzo para restaurar el edificio en su exterior e interior así como en ampliar y mejorar sus jardines y estanques. En esta restauración han intervenido desde el especialistas en restauración de castillos Don José Luis Vives, como cantidad de maestros artesanos. Para el rediseño del jardín se ha contado con la colaboración del prestigioso paisajista Don Luis González Camino.